domingo, 9 de febrero de 2014

OTOÑO EN ORDESA. LA EXPLOSION DEL COLOR


El paseo por Ordesa, como todos los años, es visita obligatoria;
pues la paleta de colores es sencillamente impresionante...


...aunque este año llovía y la luz no acompañaba mucho...


...aun así, disfruté como un enano 
de uno de mis lugares favoritos;...


...uno de los que me hace sentir orgulloso de vivir en Aragón.


Sin embargo, este año, en mi paseo,
llegué a una profunda y meditada reflexión...


...LA MONTAÑA ES DE TODOS (vale, de acuerdo)
PERO NO CABEMOS TODOS.


Y es que allí donde miraba, siempre veia gente...


...y no la gente que acostumbro a ver por estos parajes,
sino autenticas ordas de domingueros llegados en autobus...


...del cual algunos ni siquiera se despegaban.
Así como suena, la pradera parecía un parque de gran ciudad,
un domingo cualquiera, lleno de gente con sus almuerzos,
pasando el dia y ensuciando todo sin el mas mínimo miramiento.


A menos de 500mt. del parquin, un grupo de parejas,
ellas con sus tacones y todo, me han llegado a preguntar:
-¿Falta mucho para llegar a la Cola de Caballo?-



Mas adelante conté unos dos centenares de fotógrafos,
pisoteando todo a costa de conseguir la ansiada foto
y sin respetar casi nada.


Ya cuando el camino empezaba a repechar,
empezó a aclararse un poco,
aunque aun se veia mucha gente por las laderas,
sentados y agotados, y sin pintas de querer seguir,
Menos mal. 


Así que cuando casi ya solo quedábamos los de siempre,
nos sentamos a comernos el merecido bocadillo y...


...me empezó a rondar una idea por la cabeza,
que aunque parezca un poco descabellada,
sinceramente pienso que es la única solución
para preservar estos maravillosos rincones 
que nos brinda la naturaleza... 


...A PARTIR DE LOS ULTIMOS PUEBLOS HABITADOS,
HAY QUE COLOCAR VALLAS COMO LAS QUE HAY EN CEUTA...


...y que en la entrada te pidan el carnet de federado,
y el que no lo tenga pó pa´tras,
que solo pase gente concienciada de este enorme patrimonio,
que nos ha brindado la naturaleza, que sepa cuidarlo y respetarlo,
que si no en 20 años de esto no queda nada.


Sinceramente, y sin animo de ofender a nadie:
a todos aquellos que no anduvieron mas de 3km.,
para lo que vieron, quizás les compense mas visitar el Parque
desde su cómodo sofá, con su cervecita y sus patatitas,
donde podrán ver maravillosos documentales, a vista de pájaro,
que disfrutaran sin tener que sudar ni meter los pies en remojo,
y que dejen esto, para los que realmente necesitan de la naturaleza
y que actúan con ella en una simbiosis total.


Con cariño para Araceli y Mario, que me acompañaron en este paseo;
para Artur y Marta, que me proporcionaron la inspiracion;
para Cristina, para animarla a darle forma a su proyecto;
y para todos aquellos que realmente disfrutais de esto,
como por ejemplo mi primo Fran, como aquí lo atestigua





5 comentarios:

Fran de Cádiz dijo...

Es el gran problema de los parques Nacionales... y de otras tantas cosas.
Todo el mundo quiere ir a primera linea de fuego... porque lo ha visto en la tele (Jesus Calleja y demás), y está "guay", pero claro, en el sofá no se sienten los silbidos de las balas pasando por nuestras cabezas, ni el olor a sangre de nuestro compañero herido... por mucho surround de que se disponga. La montaña es cansada, sacrificada y peligrosa, a la vez que apasionante, exitante y agradecida... y al final, es la naturaleza quien pone a cada uno en su sitio... afortunadamente... si no, veríamos auténticas merendolas en la cima de Marboré. El verano de 2013, en la pradera de Ordesa no se cabía... subiendo la senda de los Cazadores cruzamos con muy poquitas personas; en la Cola de Caballo (que ingenua la chavala con sus tacone en el chandal y preguntando si queda mucho... ¡que bueno!) había mucha gente, venida por el camino del río Arazas, que tu tan fantásticamente has fotografiado; en Goriz había unas 200 personas o más... y en la cumbre de Marboré solo Isabel y yo. Al bajar, cruzamos con una pareja que seguía la huella abierta por nosotros... hacia la cumbre. La montaña es un filtro natural, por suerte. Lo malo es que hay muchos accesos fáciles a los que llegan seres humanos poco o nada concienciados con la protección y conservación del entorno que le rodea.
Estoy en parte de acuerdo contigo, pero estar federado tampoco identifica al buen amante de lo natural... muchas veces veo por el campo una cámara de aire (de bici) y seguro que el que la ha tirado, está federado... pero tiene tanto afán de entrenar y ser el mejor, que no ve más allá del manillar.
Un control de mochila podría ser una buena medida... aunque algo problemática y engorrosa, pero cada uno enseña lo que lleva dentro, y al volver, si falta algo, tendrá que pagar 2 euros por el coste que conlleva su recogida.
En EEUU hay que pagar una tasa para entrar en los parques, y con ese dinero se paga, entre otras cosas, a gente que limpia los residuos que arrojan los demás.
De todas formas, no es más limpio el que más limpia, ¿no?. Todo es cuestión de aplicar el menos común de los sentidos: El sentido común.

Gracias Carlos, por enseñarme Ordesa en otra época del año... y por esa conexión (que no es el güifi).

ercarlitodecai dijo...

Sabias palabras, Fran. Lo de federarse, es una pataleta, un filtro mas quizás, aunque como bien dices, no asegura un buen comportamiento. De hecho, yo no estoy federado, pues sale caro, y para las veces puedo subir ahora, no me compensa. Pero lo que si que pienso es que algo hay que hacer. Sin ir mas lejos, Artur y Marta, a los que también menciono, se han hecho este verano buena parte del GR11 y han llegado a Goriz (igual hasta coincidisteis) a descansar, después de un considerable pateo, y han tenido que montar la tienda fuera porque no había sitio. A eso es a lo que voy, tanta masificación no augura nada bueno...

Isabel Cáceres dijo...

Preciosas fotos carlos, has sabido captar esos preciosos rincones que me han traído muy buenos recuerdos..

Un abrazo

ercarlitodecai dijo...

Gracias Isabel, si no habéis estado en otoño, el hayedo se pone precioso, teneis que verlo, desde la Faja de las Flores, se ve un colorido brutal y la primera semana que abren el parque, el Circo de Soaso también es impresionante, eso si, llévate raquetas que hasta la Cola de Caballo, te clavas a veces hasta las rodillas y si encima pillas riachuelo bajo la nieve como me pasó una vez a mi...

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en todo menos en el detalle de estar federado. Llevo 38 años paseando por las alturas de Ordesa,Bujaruelo, Pineta, Añisclo...y nunca dejo huella de mi paso. No es necesario estar federado para amar este incomparable patrimonio natural y respetarlo con adoración. Que los domingueros no nos hagan perder el norte y vetarlos al resto de personas que no pueden /quieren pagar licencia alguna por disfrutar de la naturaleza